LAS VEGAS — Por segunda vez en un año, un sindicato de la industria de los complejos turísticos de Las Vegas — esta vez la poderosa Unión de Trabajadores Culinarios Local 226 — ha sido declarada culpable de violar la ley federal del trabajo con amenazas e intentos de intimidar a los trabajadores no sindicalizados en el Strip.

En un fallo publicado el 2 de mayo, el juez de derecho administrativo Dickie Montemayor encontró que Culinaria "se ha involucrado en ciertas prácticas laborales injustas" y ordenó al sindicato "cesar y desistir".

Once meses antes, las amenazas hechas por el representante de IATSE Local 720 a un ingeniero de audio no sindicalizado del Bellagio llevaron a la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo a anular una elección de representación en octubre de 2012 y convocar a una segunda elección.

En el caso Culinaria, el juez ordenó al sindicato que, en el plazo de 14 días, publique una confesión pública firmada por un representante de Culinaria, que "la Junta Nacional de Relaciones Laborales ha encontrado que violamos la ley laboral federal y nos ha ordenado publicar y obedecer este aviso". 

Por lo menos 60 días, el aviso — según el fallo por escrito de Montemayor — debe ser publicado por la unión "en lugares visibles" en su oficina de negocios y "todos los lugares donde los avisos a los empleados y los miembros se publican habitualmente".

El aviso dice que:

LA LEY FEDERAL TE DA DERECHO A:

  • Formar, unirte o asistir a un sindicato.
  • Elegir representantes para negociar en tu nombre con tu empleador.
  • Actuar junto con otros empleados en favor de tus beneficios y protección
  • Elegir no participar en cualquiera de estas actividades protegidas.

En otra parte del documento, el sindicato debe comprometerse públicamente a que, de ahora en adelante: 

"NO VAMOS a hacer nada para evitar que ejerzas tus derechos mencionados arriba. 

"NOSOTROS NO vamos a amenazarte con pérdidas y/o pérdida de beneficios contractuales no especificadas a menos que pagues la cuota sindical una vez que nosotros y Paris Las Vegas lleguemos a un acuerdo sobre un nuevo acuerdo de negociación colectiva. [Nota del Editor: Un nuevo contrato de cinco años fue acordado en enero.]

"NOSOTROS NO de ninguna manera similar o relacionada restringiremos o coaccionaremos a los empleados en el ejercicio de sus derechos que les concede la Sección 7 de la Ley". 

El fallo de Montemayor, publicado el 2 de mayo, describe cómo un delegado sindical de Culinaria había amenazado ilegalmente a una asistente de snack-bar del Hotel Paris con la pérdida de sus beneficios y antigüedad, a menos que ella se reincorporara al sindicato, que había dejado cinco años atrás. 

Después de haber "observado atentamente el comportamiento de los testigos que testificaron", escribió el juez, concluyó que la asistente del snack-bar, Nani Sugianto, había testificado la verdad sobre lo ocurrido, mientras que el delegado sindical, Alfonso González, no lo había hecho.

Según la transcripción de la audiencia, Sugianto dijo que la amenaza se produjo cuando ella estaba revisando con González, un cocinero de pizza, la pizza recién horneada para el snack bar. 

"Entonces me dijo", ella dijo: "Nani te conozco, todos te conocemos y recibí una llamada telefónica del representante de la Unión para hacerte saber que va a ser malo para [ti y tu] familia, porque ya no pago más cuotas sindicales. Así que [González le dijo] si el casino firma más contratos con la Unión, voy a perder todos mis beneficios, mi seguro, mi antigüedad, y voy a empezar de nuevo al principio como una nueva contratación". 

González, de acuerdo con la transcripción de la audiencia, dio al tribunal un relato diferente:

Sí, le dije a Nani, ya sabes, las compañías casi llaman a una huelga, por lo que si vamos a huelga, veo que tú, tú no eres miembro, por lo que si te quedas y no consigues un contrato, puedes, podrías perder tus beneficios y porque no sabemos - Y yo le dije, ya sabes cómo le va a la compañía en estos momentos, tratando de acortar horas, tratando de quitarnos horas a nosotros, así que si perdemos nuestro contrato, no pueden darnos los beneficios que tenemos en este momento y que queremos mantener, queremos mantener a todos esos beneficios. Así que - tú puedes ayudarnos a votar y si te conviertes en miembro, vamos a ser más fuertes.

"Después de considerar cuidadosamente el asunto y estudiar el expediente", escribió Montemayor, "le doy crédito a los testimonios de Sugianto", cuya "actitud general era franca y sugirió que ella estaba diciendo la verdad acerca de la conversación". 

El juez dijo que también le pareció creíble su testimonio "porque su acción de buscar a un gerente después de que terminó la conversación con González es consistente con su percepción de que estaba siendo amenazada y/o coaccionada. En suma, la conversación activó la acción de su parte. El hablar con su gerente e ir un paso más allá para quejarse a la Junta es más consistente con una persona que percibe que fue forzada y/o amenazada, que alguien a quien simplemente se le dieron consejos sobre lo que podría suceder si no se firmaba un contrato". 

Por otra parte, el testimonio de González — que había conocido antes en el día con un organizador Culinaria — escribió el juez, no era creíble:

A juzgar por la actitud del cocinero de pizza y la manera en que testificó, su testimonio en torno a la conversación parecía ser egoísta, ensayada y calculada para caer perfectamente dentro de los parámetros de lo que la ley podría considerar no amenazante y/o coercitivo. González trató de presentarse como un amigo cercano de Sugianto que estaba interesado sólo en su bienestar. Me parece que este testimonio fue ideado sólo para dar color a su versión de los hechos con un telón de fondo artificial de legitimidad... Me parece, además, que González estaba tratando de ayudar a aumentar la membresía de la Unión durante un período de tiempo en que una posible huelga estaba en el horizonte y su exceso de celo pos de esa meta tomó la forma de la conversación como la describe Sugianto.

La audiencia ante Montemayor tuvo lugar el 11 de febrero 2014. Los hechos en cuestión se produjeron el 7 de mayo 2013. 

En la IATSE — Alianza Internacional de Empleados del Escenario Teatral, o la "Unión de Tramoyistas" — la materia fue el propio Consejo Nacional de Relaciones Laborales, en Washington, DC, que sorprendió a muchos observadores y por unanimidad votó a favor de dejar de lado una elección organizada de manera corrupta

La cuestión en este caso era si un ingeniero de la unión debía ser considerado un representante de la unión cuando amenazó a un ingeniero no sindicalizado que se oponían a la sindicalización. 

En septiembre de 2012, IATSE Local 720 había presentado una petición para representar a 20 técnicos audiovisuales y personal técnico en el departamento de producción de servicios del Bellagio. 

El ingeniero de sonido independiente, Alfonso Torres, de acuerdo con la NLRB, contactó al empleado del Bellagio Douglas Spicka — que el sindicato reconoció que sería el voto decisivo en las próximas elecciones de representación — y lo presionó para votar en favor del sindicato.

Spicka, sin embargo, más tarde se opuso al sindicato en una reunión de la organización en que Torres estaba presente. Torres le envió a Spicka un mensaje de texto.

"¿De verdad, hermano?", decía. "Nunca creí que fueras una rata. Vive y aprende supongo. Ese es un camino duro por el que optaste hermano. Podrías sólo haber votado que no ".

Spicka inmediatamente llamó a Torres, quien le dijo a Spicka que sus comentarios en la reunión no habían sido "buenos". Torres concluyó la conversación diciendo: "Hermano, tú sabes, si este voto pasa, estás frito", y "el voto va a pasar. . . es mejor que no votes".

La elección del 10 de octubre de 2012 resultó en un voto de 10 a nueve en favor del sindicato, con una boleta anulada, el Bellagio presentó una objeción a la elección con la NLRB, citando las amenazas de Torres.

El oficial de audiencia de la NLRB, Mitchell S. Rubin, dictaminó que Torres no había sido un agente de la unión y por lo tanto sus amenazas no habían constituido una "conducta inaceptable" para el sindicato.

Sin embargo, en ese momento la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo anuló al oficial de audiencia.

Los tres miembros consideraron unánimemente que, debido a que el agente de negocios del sindicato le había permitido a Torres — un miembro de IATSE, pero no un empleado del departamento de Bellagio — abogar por el sindicato en la reunión de organización, presionando a empleados indecisos, era razonable que los empleados vieran a Torres como alguien que operaba con la autoridad del sindicato.

Por eso, ellos dictaminaron que IATSE Local 720 debía asumir la responsabilidad por la elección manchada y la anulara.

Steven Miller es el jefe de redacción de Nevada Journal, una publicación del Instituto de Investigación de Políticas de Nevada. Para obtener más información en profundidad, visita http://nevadajournal.com/ and http://npri.org/.