Si alguna vez ha visto la película Atrápame Si Puedes, recordará al personaje principal interpretado por Leonardo DiCaprio.

Frank Abagnale era un adolescente brillante y encantador, pero sin conciencia, que había descubierto que tenía talento para estafar a la gente.

Finalmente, con la ayuda de su esposa y un buen amigo del FBI, además de varios períodos en prisión, Abagnale abandonó la vida de maleante.

Actualmente enseña a las empresas cómo protegerse de personas como él mismo cuando era más joven.

A pesar de la regularidad con la que los estadounidenses conocen de esto, importantes instituciones nacionales hoy en día piensan como el joven Abagnale.

Su M.O. es también, a fin de cuentas, un ¡Atrápame Si Puedes!

Muchas familias con necesidades especiales en el sur de Nevada, tal como lo demuestran sus demandas ante una corte federal, ven que el Distrito Escolar del Condado de Clark es una institución de este tipo. El Distrito Escolar del Condado de Clark (CCSD por sus siglas en inglés), sin embargo, no es un caso especial. En todo el país, la mayoría de las veces, los distritos de escuelas públicas grandes operan del mismo modo.

Como Lydia Segal ha documentado y el Nevada Journal informó el año pasado, los investigadores han encontrado repetidamente que el fraude y la corrupción florecen de manera desproporcionada en los distritos escolares más grandes.

Por lo tanto, cuando se enfrentan a leyes federales exigentes que intentan garantizar una educación real para niños con necesidades especiales, tales distritos buscan regularmente evadir las disposiciones de esos estatutos y sus regulaciones habilitadoras.

¿La razón? Estas leyes, principalmente la Ley de Educación para Individuos con Discapacidades y la Sección 504 de la Ley de Rehabilitación de 1973, pueden, si realmente se obedecen, "interferir" con las preferencias de gastos de los administradores locales.

Es entonces cuando esos distritos cambian, explícita y conscientemente, al modo Atrápame Si Puedes.

Miles de padres y abogados han presenciado este cambio, que requiere que los padres, si son lo suficientemente afortunados de tener los medios financieros, busquen obligar legalmente a los distritos escolares a obedecer la ley.

Aunque tengan éxito, desafortunadamente, este camino frecuentemente toma años. Además, si los padres carecen de los recursos financieros, básicamente no tendrán suerte.

El testigo de más alto perfil del uso de la estrategia de Atrápame Si Puedes en los grandes distritos es David Rostetter, el Supervisor Independiente designado por el tribunal federal para el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles.

Rostetter ha dirigido la supervisión federal sobre los programas de educación especial en el segundo distrito escolar más grande de los Estados Unidos, Los Angeles United, desde 2014. El Distrito Escolar Los Angeles United (LAUSD por sus siglas en inglés), ya había estado bajo la supervisión de los tribunales de los Estados Unidos desde principios de los años noventa.

Antes de la designación para ese puesto, Rostetter tuvo una carrera larga y de alto nivel en la administración del gobierno federal y la supervisión de la ley estadounidense de educación especial.

En declaraciones al reportero John Tulenko del EducationWeek en 2016, Rostetter reconoció en el registro público lo que muchos padres de niños con necesidades especiales descubrieron hace mucho tiempo: que la burla sistemática de la Ley de Educación para Personas con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés) es una política consciente del distrito escolar en muchos lugares a lo largo de los Estados Unidos

"He tenido muchos superintendentes en todo el país", comenzó Rostetter. "Me dirigiré a ellos y les diré, 'Esto está muy mal aquí. Ya sabes, es una demanda en potencia y es evidentemente ilegal ".

"Y su respuesta de hecho, literalmente será, ‘me ocuparé de ello cuando nos demanden por eso. Gracias por tu consejo, Dave’".

La PBS transmitió el informe completo el 23 de febrero de 2016. Una grabación de MP3 y una transcripción están en línea aquí.

Más que probable, cuando Rostetter hizo su comentario de "superintendentes en todo el país", parte de la experiencia a la que se refería fue con el Distrito Escolar del Condado de Clark en la década de 1990.

El Nevada Journal también informó sobre ese episodio, a principios de este año.

Hoy, más de 20 años después, los demandantes que litigaron contra el distrito aún sugieren regularmente que el CCSD opera, deliberadamente, bajo políticas y con un plan de negocios que se han diseñado para ocultar las rutinarias violaciones de la ley federal de educación especial.

Un caso actual en cuestión es la demanda federal en curso, Hurd et al v. Clark County School District et al, presentada en 2016 por los seis padres de tres niños autistas.

En 2014, el CCSD colocó a los niños en el aula de un maestro de educación especial, recién contratado y sin capacitación, llamado James P. Doran, quien luego, según varios testigos - asistentes de maestros y policías -, sometió a los niños a múltiples formas de abuso físico y verbal.

A lo largo del año escolar, los niños sin lenguaje verbal, una niña de nueve años y niños de nueve y diez años, según los testigos y la denuncia legal de los padres, fueron empujados, pellizcados, pateados, pisoteados y agarrados con la fuerza suficiente para magullar y causar daños en huesos y tendones.

Doran, un fisicoculturista de 240 libras, había arrojado al niño de nueve años al mueble de "bolsa de frijoles" del aula y lo había empujado contra la pared, dijeron los testigos. La niña supuestamente había sido levantada del suelo por su cabello. En repetidas ocasiones, Doran abofeteó, golpeó y agarró las manos de los niños y los arrojó con fuerza hacia abajo. "¡Bonitas manos!" Decía él, según cuentan.

Dice la queja que, en una ocasión, mientras el niño de 10 años asistía al aula de Doran, cuando la madre del niño lo recogió después de la escuela, descubrió que le dolían tanto la mano y el brazo que no permitía que su madre los tocara.

"Su madre le preguntó a Doran sobre la lesión", afirma la queja Hurd, "y Doran negó tener idea de la causa. Luego de examinar al niño en la sala de emergencias esa noche, el médico informó a los padres ... que el brazo estaba tan inflamado debido a un trauma que no habían logrado determinar por las radiografías si había una fractura en el hueso. Como resultado de la lesión, el brazo ... estuvo enyesado durante más de un mes ".

Desde 1999, la ley de Nevada ha prohibido múltiples formas de "intervención aversiva" por parte del personal escolar contra niños con discapacidades. El castigo corporal, el abuso verbal y mental, y cualquier restricción física fuera de una situación de emergencia, se encuentran entre las múltiples categorías de acciones consideradas aversivas.

Los distritos escolares bajo la ley estatal deben capacitar al personal "en intervenciones de comportamiento positivo y apoyos de comportamiento positivo" que puedan servir como alternativas al uso de la fuerza bruta.

Los consejos de administración de los distritos también están específicamente dirigidos por la ley estatal para "proporcionar la capacitación adecuada" para el personal de supervisión, a fin de garantizar que los maestros y otros "estén calificados para llevar a cabo los procedimientos de acuerdo con" la ley.

En este frente, el CCSD parece estar ya en problemas, ya que uno de los padres puede testificar que el director de Doran había declarado que el abuso del maestro se debía a una capacitación inadecuada.

Sin embargo, incluso si Doran no estaba capacitado ni se le podía brindar capacitación, el CCSD, no obstante, lo había colocado, la mayor parte del tiempo sin supervisión, a cargo de niños sin lenguaje verbal altamente vulnerables que requerían un manejo experto, inteligente y sensible.

Una cuestión legal clave en los casos de responsabilidad es si el comportamiento del acusado revela indiferencia deliberada. Por lo tanto, los demandantes no solo buscan convencer al tribunal de que el CCSD negligentemente no ejerció su debida responsabilidad para con los niños, sino que dicha negligencia también es parte de un patrón de larga data de una consciente indiferencia dentro del distrito.

Como evidencia de esto último, los abogados de los padres de Hurd citan múltiples políticas de distrito registradas que, según dicen, operan para mantener al público, así como a los padres de niños con necesidades especiales, ignorantes de ciertas prácticas tóxicas que ponen en peligro a los niños dentro del distrito.

Las políticas enumeradas en la queja incluyen:

La Regulación del CCSD R-5152, que prohíbe la denuncia anónima de sospecha de abuso infantil. Debido a que cualquiera de estos reportes a las autoridades está prohibidos a menos que estos reportes también vayan a los administradores de la escuela, los denunciantes potenciales deben correr el riesgo de represalias de los administradores, así como la reacción de los compañeros, dicen los abogados.

La Política 1213 del CCSD y la Regulación 1213.1, las cuales exigen que las quejas se presenten, investiguen y resuelvan en los niveles más bajos de la "cadena de mando" del distrito. Esto significa, argumentan los abogados de Hurd, que las quejas de abuso por parte de los maestros son manejadas por sus directores, aunque estos últimos pueden tener interés en minimizar u ocultar la mala conducta. Debido a que se puede ver que la mala conducta de los docentes se refleja en los propios directores, informarlo puede exponer a los directores a evaluaciones por desempeño deficiente y a consecuencias financieras negativas.

La Política 1213 de CCSD y la Regulación 1213.1 también establecen que las quejas del personal del distrito que se envíen a los miembros de la junta o al superintendente del Distrito no serán consideradas por ellos, sino que se transmitirán a las personas que se encuentran más abajo en la estructura de comando para su manejo. El resultado, dicen los abogados de Hurd, es que las personas en la parte superior del distrito evitan escuchar las quejas, o incluso saber si las quejas se tratan adecuadamente. Los fideicomisarios elegidos y la alta gerencia, por lo tanto, pueden mantener una "negación plausible" en cuanto al alcance de los problemas dentro del distrito.

La Política 1213 de CCSD y la Regulación 1213.1 también requieren que cualquier inquietud o queja o acción disciplinaria con respecto a un empleado se mantenga confidencial. El lenguaje advierte a los empleados que hablar sobre sus preocupaciones podría exponerlos a juicios. Sin embargo, no se ofrecen advertencias paralelas sobre las posibles consecuencias legales del silencio.

"Sobre la información y las creencias", escriben los abogados de los padres, "estas políticas, y la manera en que se implementan, no alientan a los empleados a denunciar conductas abusivas de compañeros de trabajo contra los estudiantes y explícitamente hacen que sea la política del CCSD ocultarles a los padres de los estudiantes cuando los maestros de sus hijos se han involucrado en una conducta abusiva hacia los estudiantes ... (énfasis añadido)"

La Política 1120 del CCSD establece que el CCSD tiene la responsabilidad de establecer una imagen positiva del Distrito. Tal política y la manera en que se implementa dice la queja, desalienta a "los empleados del CCSD a proporcionar información veraz al público sobre asuntos importantes de interés público, como la forma en que el CCSD maneja las denuncias de la conducta abusiva de los maestros".

La prioridad que el CCSD le da a la proyección de una imagen positiva es a expensas de la veracidad y precisión, dicen los abogados y regularmente orientan a los portavoces de modo que el CCSD haga “declaraciones engañosas o falsas a los reporteros, que luego se comunican en los medios a los padres de estudiantes en el CCSD, dejándolos con una falsa sensación de protección con respecto a la seguridad de sus hijos ".

Dos programas del distrito contribuyen directamente a las numerosas demandas al CCSD por abuso de niños con necesidades especiales, según la queja. Se presume que la Ruta Alternativa a la Certificación y los programas de la Ruta Alternativa a la Licenciatura se han implementado de manera que los maestros sin experiencia pueden ser puestos a cargo y dejados solos con los estudiantes vulnerables de educación especial no verbal. Se dice que los maestros no probados pueden “practicar” sin la supervisión adecuada con estos niños vulnerables.

El Capítulo 388 de los Estatutos Revisados de Nevada requiere que las escuelas informen cada vez que ocurra cualquier tipo de restricción física de un alumno con necesidades especiales. Tales informes deben ir:

  • En el registro acumulativo y el archivo confidencial del alumno a más tardar un día hábil después de la restricción física;
  • A la “junta directiva del distrito escolar o su representante”
  • Al equipo del programa de educación individualizada del alumno y
  • A los padres o tutores del alumno.

Además, si la junta escolar o su designado "determina que se le han negado los derechos al alumno", es decir, que la situación no fue una emergencia, deben, de acuerdo con la NRS 388.513, informar al Departamento de Educación de Nevada.

No obstante, la ley estatal, dice la queja de Hurd,

En cuanto a la información y las creencias, el CCSD tiene costumbres y prácticas permanentes y bien establecidas de no documentar los accidentes, las lesiones y los incidentes de comportamiento de los estudiantes y comunicarlos a los padres de estos, evitándole así a los padres de los estudiantes, especialmente de los estudiantes no verbales, tener la información adecuada sobre las experiencias de sus hijos durante el día escolar.

Cuando las acusaciones en una queja legal se ofrecen "sobre la información y las creencias", como se indicó anteriormente, los demandantes afirman que creen que el descubrimiento ordenado por un tribunal producirá pruebas que respalden esas acusaciones.

En ese sentido, por lo tanto, los párrafos finales de esta sección de la queja expresan repetidas veces, casi con seguridad llamaron la atención de los abogados defensores del CCSD:

Sobre la base de la información y las creencias, el CCSD tiene una costumbre y práctica permanentes y bien establecidas de negarse a realizar cambios en las políticas o procedimientos en respuesta a casos confirmados de abuso criminal por parte de sus maestros.

Sobre la base de la información y las creencias, hay una larga historia de maestros del CCSD y otros empleados que se ha confirmado han abusado de los estudiantes, sin embargo, sobre la base de la información y las creencias, el CCSD ha fallado repetidamente en tomar medidas para mejorar la detección temprana de maestros potencialmente abusivos, reporte temprano de conducta abusiva o para asegurar que los maestros que participaron en una conducta abusiva fueran retirados del CCSD.

Las fallas del CCSD para actuar incluyen, entre otras, las siguientes:

1) El CCSD no brindó capacitación al personal que específicamente se hizo cargo acerca de cómo manejar las inquietudes sobre una conducta indebida potencialmente grave por parte de otros miembros del personal;

2) El CCSD no proporcionó ningún sistema que permitiera al personal o al público realizar reportes anónimos, como las del tipo "líneas directas" que son comunes en las grandes empresas;

3) El CCSD no implementó ningún sistema que reconociera la vulnerabilidad particular de los estudiantes no verbales al vigilar pasivamente las interacciones de los maestros con estos estudiantes por medio de cámaras, o mediante el uso de vidrio unidireccional, ni de tomar medidas para asegurar que los maestros de estos estudiantes, especialmente los maestros sin experiencia, no fueran dejados solos con los estudiantes. Incluso después de que el CCSD confirmó que Doran había incurrido en una conducta abusiva hacia los estudiantes en su clase, se le permitió estar solo con esos estudiantes, en una habitación sin cámaras de vigilancia o ventanas que dieran al interior del edificio.

Estos párrafos indican que los abogados de los padres de Hurd y sus niños autistas tienen la intención de realizar una auditoría seria y completa de cómo el Distrito Escolar del Condado de Clark trata en realidad a todas las categorías de estudiantes con necesidades especiales que se encuentran bajo su cuidado.

Más aún, debido a que es el mismo CCSD el que está encargado bajo las leyes federales y estatales de mantener registros detallados de las muchas facetas de este complicado tema, son los propios registros del distrito los que, necesariamente, deben ser el objeto principal del descubrimiento.

Por lo tanto, no sorprende a los observadores de larga data del distrito, que sus abogados defensores hayan luchado ferozmente en los últimos dos años, en múltiples frentes, para bloquear los esfuerzos de los demandantes para revisar los registros relevantes de educación especial del CCSD.

Sin embargo, existe una pregunta seria acerca de si los abogados del CCSD, en sus esfuerzos por evitar el descubrimiento, se han pasado de la raya y están tratando de predisponer a la administración de justicia.

Eso, por supuesto, sería poco ético y una violación de los cánones del Derecho. También sería, una vez más, encarnar el patrón "Atrápame si puedes" asociado durante mucho tiempo como la característica de los elementos de la educación especial del CCSD.

En la Parte 2 de esta serie, el Nevada Journal explorará las tácticas usadas hasta ahora por el abogado defensor del CCSD en este caso.

Atrápame Si Puedes índice